Conectarse

Recuperar mi contraseña

¿Quién está en línea?
En total hay 1 usuario en línea: 0 Registrados, 0 Ocultos y 1 Invitado

Ninguno

[ Ver toda la lista ]


La mayor cantidad de usuarios en línea fue 15 el Lun Jun 22, 2015 11:52 pm.
Últimos temas
» Agata J. Armstrong
Vie Abr 12, 2013 6:12 pm por Agata J. Armstrong

» Christian's Gallery
Vie Feb 08, 2013 4:07 pm por Amaranta D. Cook

» ¿Somebody?
Mar Ene 15, 2013 10:28 pm por Amaranta D. Cook

» Duda con mi personaje
Dom Dic 30, 2012 7:28 pm por Amaranta D. Cook

» Juego del Melo O.o
Lun Oct 22, 2012 2:55 am por Amaranta D. Cook

» Ponle pareja al de arriba
Lun Oct 22, 2012 2:54 am por Amaranta D. Cook

» {#} Registro de Avatar
Jue Oct 11, 2012 3:24 pm por Christian J. Jones

» #Registro de Grupo
Jue Oct 11, 2012 3:23 pm por Christian J. Jones

» Grace Anne Boyking
Miér Oct 10, 2012 7:00 pm por Christian J. Jones


Conociendo el sitio {LindsayO'Conell}

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Conociendo el sitio {LindsayO'Conell}

Mensaje por Robert N. Laurent el Jue Feb 09, 2012 9:25 pm

Había llegado hace no más de dos días a trabajar en este sitio, me habían contratado como profesor de música, estaba algo ansioso por comenzar a conocer a los estudiantes, acostumbrarme al ambiente del lugar, básicamente disfrutar de esta nueva oportunidad. Mis pasos iban avanzando por los pasillos del internado, notando como algunos se quedaban mirando algo extrañado ante mi presencia, no sabía bien si era porque no sabía quién era o porque sospechaban que era profesor y el hecho que no tuviera muchas arrugas, una descuidada barba y quizás la típica expresión de odiar el mundo, les causaba extrañeza. Me consideraba parte de la nueva generación de maestros, aquellos que demostramos nuestra calidad por hechos, no por años.

Salí del internado en sí, caminando hasta una biblioteca ubicada en el lugar. Quería ver que había de bueno ahí, quizás algún libro de música interesante o que se yo; no era muy fanático de la lectura, aunque debía admitir que un buen libro podía llegar a cautivarme de forma sorprendente, supongo que siempre había sido admirado de lo bueno. Levanté un poco una de mis cejas mirando a mi alrededor, notando la gran pila de libros que había por doquier y una cantidad algo más resumida de muchachos en su interior, al menos eran notoriamente menos a los que habían en los jardines o hasta en los mismos pasillos.

Sonreí de medio lado avanzando entre los estantes, pasando mi dedo índice por los títulos, viendo si es que alguno terminaba por llamar mi atención. Subí hasta el segundo piso, ahí sí que se sentía el silencio y había a lo más una persona aparte de mí. Volví mi atención a los títulos, sin preocuparme mucho del resto.

avatar
Robert N. Laurent
Profesores
Profesores

Mensajes : 19
Fecha de inscripción : 08/02/2012

Volver arriba Ir abajo

Re: Conociendo el sitio {LindsayO'Conell}

Mensaje por Lindsay M. O'Conell el Vie Feb 10, 2012 5:11 pm

Últimamente los días se volvían muy pero que muy aburridos. Vale si, me encantaba ser la líder de los Populares y no me cansaría jamas de serlo pero la monotonía acabaría conmigo si seguía a este paso. Necesitaba un cambio. Algo que me hiciese romper con la rutina y hacerme sentir emociones nuevas. Pero claro, cosas así no eran sencillas ni comunes y para que negarlo. Estaba aburrida pero no pensaba ir en buscas de nuevas aventuras que dañaran mi imagen de chica inalcanzable y odiosa. Adoraba ser así y adoraba también el mostrarles al resto del mundo quien era yo. Lindsay Morgana O'Conell, líder indiscutible de los Populares y chica inalcanzable para la mayoría de hombres. Sabia que esa era la realidad y lo mas importante, el resto del mundo también.

Decidí salir del internado para despejarme un poco del ambiente que había en toda la zona. Chicas gritando, chicos armando follón. Era agobiante, pero era mi vida y me gustaba tal y como era. Vi de lejos a Alexander al que sonreí de manera burlona antes de salir del internado notando la mirada inquisitiva de la chica Windsor. No me iba a molestar siquiera en pensar en el nombre de esa traidora que fingía ser mi amiga para después irse con un atajo de chicas que fuman porros y mueven pompones como si se les fuera la vida en ello. Era absolutamente repulsivo y me alegraba de haberla perdido de vista. Jamas se habría adaptado a mi modo de vida y estaba mejor sola que mal acompañada.

La verdad, no sabia muy bien a donde podría ir para cambiar un poco de aires. Había muchos sitios que podían ser mi destino para relajarme pero no sabia por cual decantarme. Había demasiados lugares en el mundo en los que poder desconectar y a la vez no saber cual elegir. Era una sensación de autentica indecisión que me resultaba realmente fastidiosa. Pase por delante de una biblioteca y por un momento albergue la posibilidad de pasar de largo y hacer como que no me había fijado en que estaba allí. A veces ser una Popular podía tener un cierto inconveniente, y digo uno porque no quiero que nadie piense que me arrepiento de ser lo que soy. El inconveniente era que tenias que guardar las apariencias.

Eso en este caso era un poco molesto ya que, y esto no lo sabe nadie, me encanta leer. Cuando me sumerjo en un libro paso a formar parte de la historia que narra, siendo la protagonista de diversas situaciones que bien pueden ser felices, o bien pueden ser trágicas. Ambas me valían. El inconveniente de este gusto tan peculiar mio era que no era muy común entre mi grupo. Una o un Popular se limitaba en preocuparse por mantener su estatus social haciéndose valer y provocando que los demás se fijasen en ellos demostrando nuestra influencia sobre todo el mundo que no eramos nosotros mismos. Suponía que cada uno tenia sus gustos secretos y este junto con tocar el piano, eran uno de los pocos gustos secretos que poseía.

Al final opté por entrar, asegurándome de que no hubiese nadie conocido en la acera que me pudiese desenmascarar. Aunque claro, si alguien me pillase entre libros pondría la excusa de que estaba buscando algún libro para un trabajo o algo. Seria extraño si, ya que tengo enchufe con la mayoría de profesores, pero era la excusa mas creíble que se me ocurría para justificar porque estaba allí si alguien me pillaba. Al entrar en la biblioteca note como el único ruido que se escuchaba era el sonido de mis botas de tacón al resonar contra el suelo de mármol. Cuando estuve en el centro de la planta baja levanté la cabeza mirando a mi alrededor y echándome el pelo hacia atrás para impedir que me obstaculizase la visión. Había poca gente y la verdad es que no me extrañaba. Era casi viernes noche y a estas horas casi todo el mundo estaba preparándose para salir de fiesta. Yo no estaría mas que un rato, una o hora y media a lo sumo, porque si no iba de fiesta con mis chicos la gente se preguntaría donde estaba y empezarían a sospechar, y no estaba por la labor de permitir que eso pasase.

En la planta baja solo había libros de ensayos y cosas para universidades. Libros que, por el momento, no pensaba ni leer ni tocar por lo que me encamine a la segunda planta donde supuse que estarían las novelas propiamente dichas. El resonar de mis tacones seguía rompiendo levemente el silencio que había en la biblioteca y en vez de molestarme o avergonzarme por hacer ruido seguí mi camino sin importarme las opiniones de los presentes en el lugar. Al llegar a la segunda planta vi que tan solo había un chico de unos veintipocos años mirando los libros. Una mirada de soslayo repasando su figura para después ir a lo que me convenía que eran los libros. Pase detrás suyo aun con el sonido de mis tacones y me dirigí hacia una de las estanterías donde suponía que estarían los libros de mi preferencia.

No me equivoque. Roce los lomos de los libros mientras ladeaba la cabeza y hacia una leve mueca pensativa al ver los nombres de los títulos. Había muchos que no había leído pero no podía llevarme mas de uno puesto que si alguien lo descubría seria muy difícil de explicar el porque de la aparición de ese libro en mi habitación. Me agaché quedándome enfrente de una de las baldas mas bajas sin importarme que el pantalón se me hubiese bajado un poco mas de lo normal y sonreí levemente rozando un libro que había leído hacia tiempo pero que me encantaba. Saque el libro de "Otelo" de la estantería y lo deje sobre mis rodillas mientras seguía mirando los demás libros de William Shakespeare, uno de mis autores favoritos. Por esta vez haría una excepción y puede que me llevase mas de un libro. Si preguntaban, diría que era para un trabajo de literatura. Simple y sencillo, como la vida misma. O al menos, la de la gente normal.

avatar
Lindsay M. O'Conell
Populares
Populares

Mensajes : 39
Fecha de inscripción : 02/02/2012

Volver arriba Ir abajo

Re: Conociendo el sitio {LindsayO'Conell}

Mensaje por Robert N. Laurent el Vie Feb 10, 2012 10:50 pm

La verdad es que habían libros que por el título no llamaban la atención de nadie y el autor tampoco era muy reconocido, aunque con el tiempo había aprendido que no hay juzgar un libro por su portada, así que, quizás debía hacer lo que había hecho antes, escoger un libro cualquiera y ver si había tenido suerte. Mientras revisaba los libros encontré uno sobre música, lo saqué del estante abriéndolo en una página al azar y leyendo el contenido, fruncí el ceño -y esperan transmitir lo que realmente es música con esto…- pronuncie entre dientes negando con sutileza con la cabeza.

Volví a dejar el libro en su lugar; escuché unos pasos cerca de donde estaba, notando que pasaba tras mi continuando con su camino, ladee levemente el rostro a observar de quién se trataba, encontrándome con una chica de cabello castaño. La observé unos segundos y luego volví mi vista al libro, preguntándome si la muchacha sería alumna o trabajaría en el internado, realmente no tenía el aspecto típico de una niña del internado, tampoco era demasiado mayor para ser trabajadora pero, suponía que si yo era una excepción, ¿por ella no podía serlo?.

Olvidé el tema y continué mirando los libros que había en el estante, levantando de momentos la vista a ver los que se encontraban más en la parte superior. Muchas veces los que estaban algo alejados del alcancé eran olvidados por la mayoría, pero al mismo tiempo se podían encontrar muy buenas ilustraciones en aquellos sitios, ya saben… puedes encontrar lo que buscas en el lugar menos esperado. Por curiosidad volví a desviar de reojos mi vista a la muchacha que se encontraba a un par de metros de mí; noté el libro que había sacado, conocía esa portada por tanto no me costó darme cuenta que se trataba de ‘Otelo’.

Caminé hacia ella a paso lento, para finalmente apoyarme en una baranda a mi espalda y la suya -muy buena elección… aunque no es una lectura simple- comenté observando el libro y luego subiendo la vista a la muchacha -Robert Laurent- dije extendiendo levemente una de mis manos para estrechar con suavidad la suya. No la conocía, no sabía absolutamente nada de ella aparte de que tenía buen gusto en libros, pero no sabía quién era y mucho menos como era su carácter, así que supuse que ser cordial no me vendría mal.

avatar
Robert N. Laurent
Profesores
Profesores

Mensajes : 19
Fecha de inscripción : 08/02/2012

Volver arriba Ir abajo

Re: Conociendo el sitio {LindsayO'Conell}

Mensaje por Lindsay M. O'Conell el Mar Feb 21, 2012 4:40 pm

Lo que mas me gustaba de "Otelo" era poder comprobar la estupidez de los hombres. Con tan solo un par de palabras ya se montan una película que no tiene ningún fundamento. Los celos eran algo que en mi opinión estaban sobrevalorados. Una persona siempre era celosa aunque dicha persona lo negase, todos tienen celos aunque en distintas cantidades y un claro ejemplo de ello es Otelo. Es estúpido ya que por sus celos no fundamentados mata al amor de su vida. En mi opinión el amor era para los tontos a los que le gustan los dramas, y para que negarlo, yo odiaba cualquier drama relacionado con el amor. Me parecía patético que la gente soltase tales cursilerias cuando es obvio que todo termina y siempre de la peor manera posible. Yo no quería el amor ni pensaba buscarlo, ¿para que? ¿Para soltar tonterías como una cursi? No gracias.

Seguí buscando entre los tomos de aquel estante algún otro titulo de Shakespeare que aun no había leído o que había leído y me había gustado. Para que a mi me gustase un libro tenia que tener muy buen argumento y reducir las pasteladas románticas a cero. Otro titulo que aun no había leído llamo mi atención y dejando el libro de "Otelo" sobre mi rodilla, saqué el libro que había llamado mi atención titulado "Macbeth". Ese junto con Hamlet era uno de los pocos libros del dramaturgo ingles que no había leído y cuyo argumento había despertado cierta curiosidad en mí.

Una voz me hizo girar levemente la cabeza fijándola en el individuo que me hablaba, interrumpiendo mi momento de relajación. Me incorpore cogiendo los dos libros y ajustándome los vaqueros y le lance una mirada un poco molesta sin abandonar su toque burlón al escucharle decir que "Otelo" no era una lectura fácil. Esa era su opinión, ya que yo lo había encontrado relativamente fácil de leer.

-Nadie ha pedido tu opinión- comenté de manera involuntaria. A veces era un fastidio ser borde con la mayoría del mundo ya que cuando hablabas con alguien al que no conocías te salia la borderia de manera inconsciente. Carraspee levemente desviando la mirada y apartándome el pelo de los ojos disimulando un poco mi tono borde.-Lo siento, no pretendía ser descortés. Acciones típicas de Popular.- dije encogiéndome de hombros y volviendo a dirigir mi mirada ambarina al rostro de aquel chico que se presentó como Robert Laurent. No me sonaba absolutamente de nada y la verdad, tenia curiosidad por saber si iba al internado.-Lindsay O'Conell, un gusto.- me presenté estirando en un gesto inconsciente la mano.

Normalmente la mayoría de chicos que se cruzaban conmigo después de presentarse me besaban la mano como "muestra de respeto" o al menos eso decían ellos. Disimulé el gesto haciendo como que metía la mano en el bolsillo de mi vaquero cuando únicamente lo que hice fue meter el pulgar y dejar el resto de la mano apoyada en la tela del vaquero. Supongo que tendría que "pulir" mis acciones cuando estuviese fuera del internado ya que en la ciudad no me iban a tratar como una princesa, que era el trato que tenia en el internado, por parte del claustro y de los alumnos.

avatar
Lindsay M. O'Conell
Populares
Populares

Mensajes : 39
Fecha de inscripción : 02/02/2012

Volver arriba Ir abajo

Re: Conociendo el sitio {LindsayO'Conell}

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.