Conectarse

Recuperar mi contraseña

¿Quién está en línea?
En total hay 1 usuario en línea: 0 Registrados, 0 Ocultos y 1 Invitado :: 1 Motor de búsqueda

Ninguno

[ Ver toda la lista ]


La mayor cantidad de usuarios en línea fue 87 el Sáb Dic 30, 2017 10:42 pm.
Últimos temas
» Agata J. Armstrong
Vie Abr 12, 2013 6:12 pm por Agata J. Armstrong

» Christian's Gallery
Vie Feb 08, 2013 4:07 pm por Amaranta D. Cook

» ¿Somebody?
Mar Ene 15, 2013 10:28 pm por Amaranta D. Cook

» Duda con mi personaje
Dom Dic 30, 2012 7:28 pm por Amaranta D. Cook

» Juego del Melo O.o
Lun Oct 22, 2012 2:55 am por Amaranta D. Cook

» Ponle pareja al de arriba
Lun Oct 22, 2012 2:54 am por Amaranta D. Cook

» {#} Registro de Avatar
Jue Oct 11, 2012 3:24 pm por Christian J. Jones

» #Registro de Grupo
Jue Oct 11, 2012 3:23 pm por Christian J. Jones

» Grace Anne Boyking
Miér Oct 10, 2012 7:00 pm por Christian J. Jones


In Fraganti [Amy]

Ir abajo

In Fraganti [Amy]

Mensaje por Alexandra J. La Fontainne el Mar Mar 06, 2012 4:18 am

Sábado, 5 pm.
Temporada: Inicio de clases. Pronóstico de tiempo: Sin tarea. Igual: Mejor época del año.
Primeras dos semanas y el hecho de ir a clases seguía pareciendo una mera relación social. Lástima que las cosas cambiaban drásticamente al cabo de estas. Por algún motivo, de un momento a otro, sin darte cuenta cuándo paso, los casilleros se amontonaban, post-it pegados hasta en el baño o en la nevera del cuarto, cuadernos abiertos y con miles de escritos botados desordenadamente por todo el suelo, cartulinas, tijeras, goma, maquetas, exposiciones, diapositivas, obligaciones y-un respiro.-…más obligaciones. Lancé un quejido de forma inconsciente, pensar solo en cómo se veía mi habitación luego de la ronda de exámenes encrespaba mis vellos al instante. El estrés era algo con lo que combatía. El único anhelo que quedaba es que aún no me había tocado con esa temible, vieja arpía profesora de Física. Se había enfermado y nos habían colocado una suplente en su lugar, sospechaba que no era la única que rezaba en secreto-¿en secreto? Pff…si era el vox populi- para que nunca viniese, pero desear eso era como pedir que los británicos dejaran de hablar sin su acento. Esa profesora tenía más tiempo en este mundo que los dinosaurios, y los últimos se extinguieron y ella seguía viva y coleando.

-Mierda.- maldije, mordiendo mi labio inferior con mis dientes y viendo como mi barra de poder se reducía nuevamente a cero.- Estaba a punto.- me quejé infantil, aún con la guitarra de juego en la mano, reincorporando mis dedos en sus respectivos lugares y así ya no se equivocaban otra vez en tocar rojo cuando debían apretar azul.

Alex.- escuché como mi padre me regañaba desde la cocina. 17 años y seguía lanzándome sermones por haber dicho alguna palabrota no permitida a una señorita. Revoloteé mis ojos y me tiré a la cama con los brazos extendidos, dejando la guitarra a un costado. Podría haber terminado en un 100% perfecto en mi canción favorita de Guns ‘n Roses, pero dos mal tocadas y ya se convertía en un gran 98.

Mi perro se acercó a la cama, poniendo sus dos patas marrones en la orilla del colchón. Estiré mi mano, acercándola a sus orejas. Con sus ojos no sería capaz de convencerme de echarse a la cama conmigo, seguro y el muy engreído había tomado mi cuarto en mi ausencia y como mi padre paraba en su trabajo, tampoco podía hacer mucho en vigilar lo que Bloopyphus hacía cuando la casa era toda suya. Acaricié sus enormes orejas, riéndome, mi padre y cada nombre que les ponía a los nuevos miembros de la familia.
Ahora, prácticamente sus dos extremidades delanteras se encontraban hasta la mitad del espacio del colchón, manteniéndose de pie. Si le dejaba echarse, me botaba a mí con lo grande que era. Yo prefería los gatos, parecían menos exigentes y mucho más independiente, pero Sr. La Fontainne tenía una pasión con los perros, y no cualquier perro, sino tenía que ser un perro inmenso que más lucía como un caballo en miniatura.

-Ven, vamos a pasear.- le dije como si en realidad me entendiera que es lo que estaba diciendo. Me levanté, tronando los huesos de mi espalda primero, y luego hice unos cuantos ejercicios de cintura al tiempo que bostezaba. Un minuto más recostada y me quedaba a dormir hasta mañana.

¡Pá! Voy a salir con Bloopy.- sonaba igual de pésimo que Pompichu y para un perro de su raza, no le hacía mucho honor ese nombre. A lo poco, se llamaba Burbuja.

Tomé las llaves, metiéndolas en el pequeño bolso que llevaba. Lo llamé con un silbido y oyó el golpeteo del metal con su correa para que viniese disparado, con la lengua rosada afuera. -Primero, tenemos que recoger unas cuantas cosas, ¿de acuerdo?- no esperaba un ladrido en señal de respuesta.¿Te vas a portar bien?- pero si podría haberme dicho sí con uno y no con dos, las cosas serían más útiles. Bastó que oiga el clic de su correa a su collar y salió disparato. En estos momentos, era yo vs. El mundo, con un perro a mi costado
**
Shh…callado…mantente callado.- advertí, revoloteando las cosas en la parte que me pertenecía de mi cuarto. Había sido fácil llegar, los alumnos aprovechaban hoy para salir y no había ni uno por ahí que se diese cuenta de la enorme mascota que traía conmigo. El cuarto de chicas si fue todo un dilema. ¿Pero acaso no podría haber sido un diminuto un boloñes, un terrier o un frisé para que se enamoraran de él y no me costará la expulsión? Era un doberman, ¿cómo escondía uno así? Por suerte, aún no tenía compañera de cuarto, estaba salvada, no tenía que temer que alguien me acusase una vez dentro.
avatar
Alexandra J. La Fontainne
Rebeldes
Rebeldes

Mensajes : 119
Fecha de inscripción : 02/02/2012

Volver arriba Ir abajo

Re: In Fraganti [Amy]

Mensaje por Amaranta D. Cook el Vie Abr 20, 2012 8:10 pm

¡Sábado por fin! Había ansiado toda la semana por estos dos días gloriosos, en donde podía tirar mis cuadernos a cualquier lado y dejar de madrugar para ir a clases. Por fin y vería a Ian y a nuestro padre.
La relación con mi hermano era única, éramos como mejores amigos y él siempre había estado allí para cuidarme tanto como si fuera su propia hija. Algo que no me molestaba, si, a mí me gustaba ser el centro de atención, tener todas las miradas en mí y eso… pero es que a veces lo odiaba con la misma intensidad que lo quería.

Por momentos, Ian se sobrepasaba y quedaba como un perfecto guardaespaldas, eso me hacía avergonzar algunas veces, ningún chico se me había acercado solo por él. No por ser mala, pero mi hermano ni siquiera tenía pinta de ser un bravucón, es más, se le veía como todo un perfecto señorito inglés.

Seguía caminando por el pasillo con mis auriculares a todo volumen, mientras ya planeaba cosas para este perfecto fin de semana. Anunciaban buen tiempo, así que un buen día de camping no estaría nada mal para los tres, aunque en realidad todavía tenía dudas si mi padre se nos uniría. Tiré de la perilla y di unos cuantos pasos de la nueva coreografía que había estado practicando en la semana y me quedé helada.

No respiraba, no hablaba, no me movía. Solo me quedé allí parada, sorprendida por el intruso en mi cuarto, que además tenía compañía.“Si grito seguro saltará hacia mí y además nadie podría oírme” en esos instantes mi mente había hecho click dándome una terrible revelación “¿Qué tal si es ese secuestrador? ¡CLARO! Como estoy sola, nadie sabría algo si él me secuestra” despacio di unos cuantos pasos hacia atrás para salir, pues mi presencia no había llamado la atención de los sujetos.

Off: un post de porquería D: No se merece una respuesta Dx
avatar
Amaranta D. Cook
Dancers
Dancers

Edad : 25
Mensajes : 85
Fecha de inscripción : 26/02/2012

Volver arriba Ir abajo

Re: In Fraganti [Amy]

Mensaje por Alexandra J. La Fontainne el Mar Mayo 08, 2012 3:56 am

Vestía una capucha color azul marino demasiada masculina como para pensar que alguna vez había sido comprada en la sección femenina de abrigos. Sospechaba que mi padre, si no fuese por esos muchos kilitos demás que asomaban sobre su pantalón, sería capaz de usarla sin que nadie de sus alumnos dudase de su sexualidad, es más dudarían de la mía si me vieran vestida así cada vez que pasease por su universidad. Dirían: Pobre Profesor La Fontainne, aparte de la muerte de su esposa e hija, la segunda le salió fallada, quiere ser hombre; y tan bueno que es, el único que me aprueba en su curso. Aclárese que iba haciendo muecas raras con el rostro y la boca, simulando como si fuera yo la que hablase por ellos.
Revoloteé los ojos, en verdad mi padre era el único que los aprobaba. Debía admitir que era algo particular y cada vez que me sentaba a su lado a corregir y poner sus notas en los registros era lo mismo semestre tras semestre. Algún muchacho tocaba la puerta con lágrimas en los ojos lloriqueando y con las mismas excusas de siempre.

-Por favor, señor, hágame pasar esta vez. No puedo permitir desaprobar. Sería la tercera, me expulsarán.-
-¡Solo lo voy hacer por pena a tu padre, cuántos años debe pagar tu universidad!-

-¿Tú que piensas, Bloopy? Deberíamos hacer negocio vendiendo los exámenes del Sr. Padre.- el perro ladró en una clara respuesta de no, mostrando sus dientes al abrir su larga trompa señalando su desaprobación y lo poco que en realidad le gustaba la idea.- Tampoco te rabies. Tenemos que alimentarte. Vives en la casa sin pago alguno y te confieso que poco haces como gran protector del hogar. Barrio bueno, crímenes ceros.- en serio, iba explicando los detalles a un mini-caballo con la poca capacidad de entenderme, pero me iba lanzando otro ladrido mientras me mostraba la diminuta bolita que le quedaba de rabo en su trasero para subir con sus dos patas delanteras gigantes a la litera próxima. Mientras tanto, mi mano la tenía posada en mi cadera formando una especie de puño en esa típica pose de hacer una asa con el brazo y el costado del tórax.-Al menos podías callarte, nos pueden escuchar y los dos nos vamos a vivir en un caja de leche bajo un puente.- el enorme perro solo bostezó y en el acto estiró sus orejas y su cuerpo, dándose una vuelta en el colchón, quedando boca arriba con la panza al descubierto. El muy relajado no tenía de que preocuparse, sabía que la excomulgada sería yo y él tendría la herencia de mi cuarto.

Oí como alguien giraba el picaporte del cuarto, como misma reacción de joven delincuente tapé la cabeza con la tela del abrigo y había subido el cierre de metal de la prende casi todo su camino entero. El doberman, por sus propios instintos, paró sus orejas puntiagudas y quedó parado sobre el mismo mueble en donde antes estaba, había que agregar que el entrenamiento especial servía de mucho. Podría decir "ataca" y el can se lanzaba sobre la x persona, el perro había sido de la policía y de ahí su entrenamiento especial. Había ladrado de nuevo, no aceptaba a un extraño en su presencia, y peor a un extraño que me haya puesto nerviosa.-No te atrevas a irte. El perro puede perseguirte y traerte hasta acá como trofeo de guerra.- Nadie tenía que ver al animal y si abría la puerta dispuesta a correr, Bloopyphus salía detrás de ella. Había sido de la policía, pero eso no le quitaba su segunda naturaleza de ser un Fontainne y un simple perro que quería a sus dueños y gozaba de pasear e incluso de hacer corretear a alguien. Aún era joven y tenía mucha energía y más que todo mi pescuezo estaba en juego.
avatar
Alexandra J. La Fontainne
Rebeldes
Rebeldes

Mensajes : 119
Fecha de inscripción : 02/02/2012

Volver arriba Ir abajo

Re: In Fraganti [Amy]

Mensaje por Amaranta D. Cook el Sáb Jun 09, 2012 3:35 pm

Solo unos pasos más atrás y ya sentía la presencia de la puerta detrás de mi espalda, solo unos pocos movimientos y mi mano ya tenía la forma semicircular para encajar la perilla de la puerta cual pieza de rompecabezas y salir a las corridas de aquel lugar.
3, 2, 1… Ya casi… ¡NO! ¡Caos total! Pacman fue desintegrado por uno de esos fantasmita, Mario Bros fue comido por una de las plantas carnívoras, Gokū vs Vegeta, mi presencia había sido descubierta. No, yo ni serviría como una de esas chicas Bond.
-No te atrevas a irte. El perro puede perseguirte y traerte hasta acá como trofeo de guerra.-
¡BRAVO! Ahora sería un trofeo para aquel ¿señor? ¿Chico? Pero si su voz sonaba algo más aguda, y melodiosa, ¿una chica? No, no puede ser yo duermo sola… ¡Túpida! Temporalmente estabas sola, ¿y si esa es tu compañera? Pronto una sonrisa de excitación se formó en mi rostro pero, espera… Si fuera tu compañera entonces ¿Por qué esta actuación tan misteriosa?... y ¡WOW! Semejante “cachorro” había sobre la cama, parado en sus cuatro patas mirándome con esos ojos, dándome esa mirada de “si te vas, iras a la repisa, la chica tiene razón”
¡Glup! Tragué saliva y aclaré mi garganta buscando mi voz, perdida en algún lugar en mi interior, y tratando de que alguna palabra o mejor dicho alguna oración con sentido salieran de mi boca.
-Está bien, pero dile que no le haré daño, ni a ti…- exhalé el aire pesadamente, el que había retenido desde que sus palabras me habían sorprendido.
Bajé la música de mi celular y me quité los auriculares para oír mejor las futuras respuestas del individuo que irrumpió en mi cuarto:
-¿Qué haces aquí? ¿Estás buscando algo… o a alguien?- cerré el pico y me di cuenta que mi tono no había sido el más “simpático” –Disculpa, soy Amy, duermo aquí- agregué sin mucho entusiasmo, en un tono nulo y después me di cuenta de que me estaba preocupando por mucho. Me moví unos pasos hasta llegar a mi cama, siempre midiendo la distancia que nos separa pues no vaya a ser cosa que el can se enloqueciera y viniera tras de mí; me senté y me escudé tras una almohada, no era gran cosa pero podría tirársela para atrasar un poco las cosas si debía salir corriendo. ¡Ojala Ian me hubiera acompañado hasta aquí, y todo por su culpa, él no me había dicho que llevara su tonta cámara!

P/D: Me he dado cuenta que respondemos por mes! xD Pero de seguro tú ya lo notaste jajajajaja!!!
avatar
Amaranta D. Cook
Dancers
Dancers

Edad : 25
Mensajes : 85
Fecha de inscripción : 26/02/2012

Volver arriba Ir abajo

Re: In Fraganti [Amy]

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.